21.5.13

Frases #5: Saga Castas 2 (Lora Leigh)


Como comenté ayer, estaré hasta finales de semana subiendo frases de la saga castas, de Lora Leigh. Y hoy toca la segunda tanda de frases (si quieres leer la entrada anterior pincha AQUÍ) de los dos siguientes libros: "Elizabeth's Wolf" y "Besos ardientes"

ELIZABETH'S WOLF


"-Podría comerte, Elizabeth -él dijo, permitiendo que una medida pequeña de su hambre se reflejase en su voz-. Mientras estaba en ese maldito coma inducido por las drogas, yo solamente estaba conectado al mundo por las cartas de Cassie. Y ella hablaba de ti. Lo hermosa que eras. Lo buena. Lentamente, tú dejaste de ser la madre de Cassie. No vi a una figura materna, vi a una mujer. Una mujer que yo necesitaba sostener. Tocar. Deseo tocarte con verdadera urgencia, Elizabeth. Tan urgente que mis manos casi tiemblan con ella."

"-Te vi gritar, Elizabeth. Te oí susurrar mi nombre y en ese momento me desperté. Me hizo despertar porque sabía en mi alma que eras mi compañera. Mi mujer. Y sabía que tenía que encontrarte."

"-No grites, cariño. Tus lágrimas desgarran mi alma. ¿No sabes eso?. Movería cielo y tierra para borrar cualquier dolor que has conocido, si pudiera." 

"-No lo sé, Elizabeth -él dijo-. Todo lo que sé es que el enlace contigo es más fuerte que con cualquier otra mujer, antes de que te encontrara en ese restaurante. Que te conocía en mis sueños, en las profundidades más oscuras de la inconsciencia. Que sé que mataría a cualquier persona, sin considerar primero su derecho de vivir, que intentase dañar un solo pelo de tu cabeza. Tú completas algo en mi interior que me falta. Eso es todo lo que sé. No pido más. El resto vendrá con el tiempo."

"-Elizabeth, te amo porque tú tienes mi alma -él le dijo simplemente-. Yo siempre te he amado. Solamente no te he amado cuando no te conocía." 

BESOS ARDIENTES 


"-Daría mi vida por ti -murmuró él mientras sus yemas se alzaban y pasaba su pulgar por su mejilla, antes de moverse hasta detenerse en la línea de su mandíbula. Sherra gimió. La emoción que pulsaba en su voz era imposible de negar.
-No -murmuró-. No hagas eso, Kane. No me dejes otra vez. No lo podría soportar... -su respiración se estancó cuando las lágrimas llenaron sus ojos-. Te amo. Te amo demasiado para vivir sin ti otra vez."

Y aquí termina todo por hoy. Un saludo a todos, y espero que os haya gustado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada