24.12.13

Frases - Requiem


"(...)- No podía seguir esperando y luego despertarme cada día para descubrir que no era cierto, que tú te habías ido. Yo... yo no era tan fuerte."

"-Había días en que hubiera preferido que me mataran (...). Había días en que lo pedía yo mismo, en que rezaba por ello cuando me iba a dormir. Confiar en que volvería a verte, en que podría encontrarte, esa esperanza era lo único que me mantenía con vida -me suelta y retrocede un paso más-. Así que no. No lo comprendo."

"Julián inspira profundamente. Luego, apresuradamente, dice:
-Te amo.
Justo en ese momento, yo suelto:
-No lo digas."

"(...) Durante un instante, y a pesar de todo, mis entrañas se vuelven blancas y eléctricas, y Pike y los reguladores y el frío desaparecen, y solo queda el hombre de Álex contra el mío, y sus costillas que se expanden y se contraen contra las mías, y la áspera calidez de sus dedos."

"Tantas cosas entre nosotros se quedaron sin decir... Ese es el riesgo, y la belleza, de la vida sin la operación. Siempre hay barullo y confusión, y el camino nunca está claro."

"Todos somos castigados por la vida que hemos elegido, de una manera o de otra. Yo pagaré mi penitencia, a Lena por fallarle, a su familia por ayudarla, cada día de mi vida." 

"-¿Es cierto? -le pregunto.
-¿Qué es cierto?
Sus ojos son del color de la miel. Esos son los ojos que recuerdo de mis sueños.
-Que aún me quieres -digo sin aliento-. Tengo que saberlo.
Álex asiente con la cabeza. Alarga la mano y me toca la cara, apenas rozándome el pómulo y apartando un poco el pelo.
-Es cierto."

"-Ya no voy a volver a huir nunca -dice.
-No quiero que lo hagas -le digo yo."

"-Te encontraré -dice mirándome con los ojos que recuerdo-. No te dejaré ir otra vez." 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada